viernes, 27 de septiembre de 2013

TARTA DE PIÑA SIN HORNO




Esta tarta de piña es facilísima de hacer y lo mejor de la receta es que no se necesita el horno, basta una cacerola y ponerla al fuego y en 15 minutos está lista.
Si no os gusta tanto la piña podéis cambiarla por melocotones en almíbar y os aseguro que estará igual de buena.
Las cantidades que os doy son para una cacerola de 22 cm y os saldrá así de alta, aunque si la cacerola es mayor lo unico que variará es el tiempo en el fuego y la altura de la tarta.
Los ingredientes los medimos en taza y lo único que lleva es la misma cantidad de harina que de azúcar.

INGREDIENTES
- 4 huevos
- 1 lata grande de piña en jugo natural
- 1 vaso de harina (serán unos 150gr aprox)
- 1 vaso de azúcar
- 1 sobre de levadura Royal
- Azúcar para preparar caramelo líquido

PREPARACIÓN
1.- Ponemos al fuego la cacerola con dos o tres cucharadas grandes de azúcar y unas gotas de agua y de limón y calentamos hasta conseguir un caramelo líquido. Es muy importante que el caramelo líquido sea muy clarito, ya que a medida que se vaya haciendo la tarta se irá oscureciendo, por eso os aconsejo que apaguéis el fuego en cuanto éste empiece a tomar color.
2.- Una vez hecho el caramelo colocamos las rodajas de piña encima de éste y las distribuimos empezando por una en el centro y luego rellenando los laterales con mitades de rodajas. Tened en cuenta que cuando volquemos la cacerola la piña quedará en la parte de arriba de la tarta.
3.- Batimos los huevos con la taza de harina, la taza de azúcar y el sobre de levadura hasta conseguir una masa bien ligada, si la encontráis demasiado espesa añadirle una cucharada del jugo de piña.
4.- Echamos toda la masa en la cacerola, encima de la piña y la ponemos a fuego medio y con la tapadera puesta. Dejamos que se haga destapando la cacerola un par de veces. En unos 15 minutos estára lista. La masa subirá bastante y basta pincharla con el filo de un cuchillo para saber si está lista (cuando el filo del cuchillo salga limpio estará lista).
5.- Apartamos la cacerola del fuego y le echamos por encima el jugo de la lata de piña hasta que la tarta se haya empapado bien. Volcamos sobre un plato de presentación y dejamos enfriar en la nevera. Servir bien fría.

COMENTARIOS
Hay que estar atentos de no cocinarla demasiado ya que el fondo se nos podría quemar, pero si esto os ocurre no os preocupéis, tiene arreglo: volvemos a hacer un poco de caramelo líquido al que le añadimos unas gotas de jugo de piña y dejamos oscurecer. Una vez hecho esto metemos otras rodajas de piña y dejamos que se doren durante unos minutos. Quitamos la piña quemada de la tarta y la sustituimos por éstas nueva, colocándolas en el mismo sitio y regándo la tarta con el caramelo líquido restante. De todas formas si estáis pendiente la tarta quedará en su punto.
A mí esta vez me pasó y es que cuando se hacen mil cosas a la vez ya se sabe.. me olvidé de que tenía la tarta en el fuego..pero como apreciáis en la foto el arreglo no lo notó nadie... estaba igual de buena!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips